jueves, 27 de febrero de 2014

Todos los caminos conducen a Roma

Viajar-llegar-a-Roma

Dicen que todos los caminos conducen a Roma, lo hemos escuchado infinidad de veces en referencia a multitud de aspectos de la vida. De pequeño yo me preguntaba ¿será verdad que si yo salgo de mi casa y hecho a andar llegaré a Roma?. Con el tiempo uno pierde esa inocencia propia de la niñez y empieza a entender muchas de esas metáforas o símiles que se nos van planteando en el transcurso de nuestra vida. Lo que es cierto es que alguien, por primera vez, diría esta frase tan contundente y ¿por qué no?, buscamos el origen de lo que hoy es una expresión popular y para ello nos remontamos a los tiempos de la antigua Roma.


UN POCO DE HISTORIA

Hace ya muchos siglos, antes de empezar de cero con nuestro calendario, existía una ciudad imperial llamada Roma y que muchos la conocían como la "ciudad eterna". De todos es sabido que fue uno de los imperios más sonados de nuestra historia que expandió sus dominios más allá de su propio territorio llegando al norte a lo que se conocía como La Galia (Francia, Bélgica, Suiza, Paises Bajos...) y Britania (Gran Bretaña), al oeste hasta Hispania (España), al sur hasta Numidia, Cirenaica y Egipto (Norte de África) y al este  a Tracia (Grecia) o Antioquía (Turquía) entre otros territorios.

No sabemos si los romanos se inspiraron en aquellas primeras vías construidas en Mesopotamia por el 3.500 a.C. o de la ruta más larga del mundo conocida como la "Ruta de la Seda" que unía oriente y occidente pero lo que si sabemos es que los romanos fueron los primeros que estudiaron la manera de crear calzadas que resistieran al tiempo, el agua y la erosión de una manera realmente eficiente. Este hecho llevo al imperio a construir una enorme red de vías para poder comunicar todo aquel territorio que habían conseguido dominar a sangre y espada.


Vías-romanas-antiguas

Como son incontables las vías que construyeron y no os quiero martirizar con una lección de historia y arquitectura tan solo os mencionaré aquellas que conducen directamente a Roma y por tanto dentro de territorio italiano, esas que seguro servirían al propósito de la frase "todos los caminos conducen a Roma", en el más puro sentido literal. 

VÍA APIA: Sin duda la vía romana más popular construída por Apio Claudio Caecus en el 312 a.C. que unía Roma con el sur pasando por la ciudad de Capua (si habéis visto la serie de Espartacus os sonará) y llegando hasta Brindisium en un recorrido de casi 500 km. 

VÍA LATINA: Una vía, posiblemente anterior a la Vía Apia, que iba de Roma hasta Capua. Con una longitud de 218 km recibía este nombre porque partía de la Porta Latina.

VIA CASSIA:  Está vía se dirigía hacia el norte hasta Florencia y Luca.

VÍA FLAMINIA: Con 314 km era posiblemente la ruta más importante del norte de Italia construída por Flaminius en el 220 a.C. Partiendo de la Porta Flaminia atravesaba el Tiber hasta llegar a Ariminium y se unía a la Vía Aemilia. 

VÍA AEMILIA: La vía fue construida por Marco Emilio Lépido por el año 189 a.C. partiendo de Ariminium hasta Placentia en el norte de Italia en un recorrido de 248 km.

VÍA VALERIA: Ruta hacia el noreste de Italia que partía de Roma hasta Aternum. Una de las teorías cuenta que fue construida por Marco Valerio Mesala por el 155 a.C. Existe otra Vía Valería en Sicilia que va desde Messina hasta Palermo.


Por supuesto existen otras vías en el territorio italiano que conducen a Roma como la Vía Aurelia y Vía Clodia por la Costa del Tirreno, la Vía Annia desde Capua hasta el Estrecho de Messina y que comunica con la Vía Apia y otras que me he dejado en el tintero pero con las que os he mostrado creo que es suficiente para comprender el porqué de esta frase tan popular. Hoy día la empleamos por ejemplo para explicar que hay muchas maneras de alcanzar un objetivo concreto o que no solo hay una forma de hacer las cosas. En definitiva una frase con más de 2.000 años de historia tan popular que me cuesta creer que haya alguien que no la conozca.



LOS CAMINOS A ROMA EN LA ACTUALIDAD

Hoy por hoy no solo podemos recorrer esas antiguas vías (o parte de ellas) a pie hasta llegar a Roma, algunos tramos se han aprovechado siguiendo el trazado original para construir las modernas carreteras que conocemos. Pero en los tiempos que corren se abren un sin fin de posibilidades para llegar a la capital italiana ya sea por tierra, mar o aire, por eso os vamos a mostrar algunas maneras de hacerlo dejando a un lado la metáfora y la historia en la que se inspira.


VOLANDO A ROMA

Viajar-a-Roma-AviónNo cabe duda de que el transporte más rápido y económico para viajar a Roma, especialmente para trayectos largos, es el avión no resultando difícil encontrar vuelos económicos para los que viajamos desde España. 

Ciudades como Barcelona, Ibiza, Santander, Palma de Mallorca, Valencia, Madrid, Sevilla, Alicante, Málaga o Menorca ofrecen precios que no superan los 100 € para este trayecto con su correspondiente vuelta, normalmente en vuelo directo y en menos de 2-3 horas. 


A ROMA EN TREN 

Viajar-a-Roma-en-Tren¿Tenéis días de sobra para realizar una ruta alucinante? Gracias al Eurail Pass puedes acceder a diferentes combinaciones para viajar por Europa. 
En el caso que nos ocupa optamos a un pase desde poco más de 250 € para hacer un recorrido que incluye ciudades como Sevilla, Barcelona, Roma o Venecia. Lo bueno es que accedes directamente al centro de la ciudad y tendréis 2 meses para gastar vuestro pase, tiempo más que de sobra para hacerlo.


EL ENCANTO DE VIAJAR EN BARCO

Ya sea en ferry o en crucero es indudable el encanto que tiene hacer un viaje en barco, siempre que no seáis de los que se marean. Podréis hacer el recorrido en ferry desde Barcelona hasta la ciudad costera de Civitavecchia desde 140 € ida y vuelta. Estarás a tan solo 70 kilómetros de Roma, perfectamente comunicada con transporte público (tren, bus...)

Viajar-a-Roma-Ferry-CrucerosOtra idea que os puede interesar y que incluye otros destinos europeos e incluso africanos es la de realizar un crucero por el mediterráneo. Entre los más económicos que hemos encontrados se encuentran los cruceros de MSC partiendo desde Valencia y pasando por Palma, Génova, Roma, Palermo y Túnez. .


POR CARRETERA HASTA ROMA

Viajar-Roma-CocheSi os gusta la carretera por la autonomía de parar cuando queráis y hacer el viaje a vuestro aire tenéis la posibilidad de hacerlo. Conduciendo unas 6 horas podréis estar en Roma en un par de días saliendo desde Barcelona. Claro está que si lo hacéis más tranquilamente podréis disfrutar al tiempo de otras ciudades en vuestro recorrido. Os dejo alguna información sobre este trayecto que os puede interesar:
ESPAÑA-FRANCIA
A-9/E-15  Barcelona-Figueres-Port la Nouvelle-Narvone-Montpellier-Nimes.

FRANCIA
E-80  Nimes-Arles-Salon de Provence-Aix en Provence-Brignoles-Canes-Niza.

FRANCIA-MONACO-ITALIA
E-80/E-74 Niza-Monaco-Ventimiglia.

ITALIA
A-10/E-80 Ventimiglia-San Remo-Imperia-Savona-Genova.
A-12/E-80 Genova-Rapallo-Sarzana-Viareggio.
A-11/E-76 Viareggio-Lucca-Florencia.
A-1/E-35   Florencia-Arezzo-Roma.

Como podéis comprobar esta ruta es realmente atractiva ya que pasa por numerosas ciudades y pueblos de interés, tan solo os he puesto algunos pero hay muchos lugares más que merecerían una parada antes de llegar a Roma.

Como último apunte para viajar por carretera también debéis saber que existen compañías de bus que ofrecen este trayecto. Por unos 250 € podréis hacer el recorrido de ida y vuelta entre las dos capitales.


Ahora que ya conocéis la historia de la popular frase "todos los caminos conducen a Roma" solo me queda lanzaros una pregunta. ¿Cuál de todas las maneras es la que más te atrae para llegar hasta la ciudad eterna?. ¡Un saludo viajeros!


2 comentarios :

  1. Esta bien pero hay unos fallos como en historia no es garn bretaña es gran bretaña

    ResponderEliminar

Trabaja con nosotros