jueves, 3 de septiembre de 2015

Razones por las que volver de vacaciones puede ser una tortura

Volver-de-vacaciones
El regreso de vacaciones suele estar relacionado con palabras como depresión, tristeza, pesimismo, ansiedad, melancolía, etc. ¿Te ha ocurrido alguna vez? ¿Te has parado a pensar las razones por las que volver de vacaciones puede ser una tortura? En este artículo analizamos estas cuestiones relacionadas con los diferentes estados de ánimo pero también otras que pueden condicionar físicamente el día a día de las personas.

1. EL TRABAJO QUE HACEMOS NOS DESAGRADA


La primera de las razones que consideramos está relacionada con el trabajo que realizamos de forma cotidiana. No todas las personas han podido elegir el trabajo de su vida, debiendo realizar labores que para nada les satisfacen, incluso les desagradan. Con este panorama por delante es normal que cualquier persona tiemble pensando en que tan solo les quedan un par de días para volver a la rutina. Lo curioso es que esta es la razón más común por lo que se sufren depresiones tras las vacaciones, lo que nos lleva a pensar en la baja productividad de algunos países frente a otros que ofrecen mejores posibilidades. ¿En qué nos estamos equivocando?

Volver-al-trabajo

2. REENCUENTROS INDESEADOS 


A veces no es propiamente el trabajo el que nos irrita o deprime. En ocasiones hay personas que tratan de hacernos la vida imposible o no nos dejan avanzar. Pero también es motivo de desánimo tener contigo al lado a personas con las que no congenias porque existen choques de caracteres, la persona en cuestión es el gracioso que no para en todo el día, te tira los trastos o es una persona tan competitiva que consigue todos los favores del jefe, aunque para eso tenga que pisotear al compañero. Sin duda, no debe ser fácil trabajar en estas condiciones y pueden sacar de los nervios a cualquier persona. Pero esto también ocurre en otros entornos como la familia (directa o política) o los amigos. Es normal que uno no tenga ganas de volver a casa viendo este panorama.

3. SACRIFICAMOS MUCHO PARA PODER HACER UN VIAJE 


No es fácil para todos disponer de los ingresos necesarios para poder realizar un viaje. Después de un año entero ahorrando llega ese merecido descanso, disfruta de unos días alejado del estrés y cuando menos se lo espera tiene que regresa de nuevo a su día a día. Cientos o miles de euros gastados en una semana, quince o veinte días. Uno llega a pensar ¿ha merecido la pena?. En muchos casos la respuesta es sí pero no hacemos más que pensar en lo que queda para el próximo viaje y cuándo se lo va a poder permitir de nuevo. Este pensamiento también es muy generalizado y también es razón para que la vuelta a la rutina sea una verdadera tortura.

La-vida-que-llevamos
Foto: Pete

4. EL CLIMA DONDE VIVO ME DESTROZA FÍSICAMENTE 


Puede parecer algo exagerado pero no es así. Muchas personas aprovechan las vacaciones para escapar de ese clima que les mantiene deprimidos todo el año. Para aquellos que viven en lugares fríos y lluviosos puede ser una cuestión mental, deseando tener unos días libres para escaparse a algún lugar soleado. Pero hay algo peor y son aquellas personas que el clima les destroza físicamente. Algunas personas con problemas de circulación, respiratorios, tensión, etc. sufren en lugares secos y calurosos de una manera que no imaginamos. Por esta razón no buscarán como la mayoría un destino de sol y playa, acabarán descansando en lugares más sombríos y frescos, la montaña, balnearios o cualquier lugar que consiga aplacar esos problemas internos que no les dejan vivir el resto del año.

5. NUESTRA VIDA EN GENERAL NO NOS SATISFACE 


Por último, comentamos otro caso que en nuestros círculos se suele dar a menudo. No son pocos los compañeros que escriben relatos de viajes que no están contentos con la vida que llevan. Descubren que en otros lugares la vida se adapta más a sus gustos, preferencias y estilo de vida, deseando estar el máximo tiempo posible de viaje para no regresar a un lugar que nada tiene que ver con ellos. Seguro que muchas personas tienen estos pensamientos tras haber hecho algunos viajes increíbles. Lamentablemente uno tiene que regresar porque la vida no es gratis y el tiempo que pasamos intentando ahorrar lo suficiente para volver a viajar se puede hacer realmente cuesta arriba.

Redes Sociales

1 comentario :

  1. Es complicado volver al trabajo después de las vacaciones y encontrarte con algunos de los puntos que enumeras.

    Siempre he pensado que todo tiene solución si quieres. Si no te gusta tu trabajo, pues cambiate, qué hay personas que te molestan, ignóralas y si no puedes plantearte verlas de otra manera. Lo del clima es muuuy fácil, mudate. Ahora lo de estar insatisfecho con la vida que uno lleva o sacrificarte para algo que no te satisface es más complicado de solucionar.

    Saludos Viajeros

    ResponderEliminar

Trabaja con nosotros