jueves, 29 de marzo de 2012

Phnom Penh. Capital de Camboya

Tras la visita a los templos de Angkor en el 2009 decidí que tenía que conocer más sobre este bello país y en 2011 estaba regresando para visitar, entre otros lugares, Phnom Penh, capital de Camboya. Esta vez entramos por aire a través del Aeropuerto Internacional y tras realizar los trámites previos, visados y demás requisitos burocráticos se abrió ante nosotros una nueva ciudad asiática para descubrir.

Al igual que en otros lugares de Asia no hay que esperar mucho para encontrar transporte. Nada mas salir por las puertas del aeropuerto ya teníamos a gente esperando para llevarnos hasta el centro de la ciudad. No teníamos demasiado tiempo a pesar de haber llegado muy temprano. Por la tarde debíamos partir hacia el oeste para continuar nuestra ruta por territorio camboyano.


Como siempre... hay que negociar!. Las opciones son solo transporte hasta la ciudad o transporte a diferentes puntos de interés con destino final en las inmediaciones del Central Market. La diferencia era insignificante y en total fueron unos 8 euros para dos personas por unas 4 o 5 horas de transporte. Creo que nadie puede negar que merece la pena.

El trayecto hasta el núcleo urbano fué de unos 25-30 minutos en tuk tuk. Conforme avanzas empiezas a recordar ese encanto de las ciudades del sur de Asia con sus motocicletas y los mencionados tuk tuks circulando por sus vías en un visible "caos organizado" que solo ellos saben dominar.

Entramos en grandes avenidas hasta llegar a Sisowath St. que discurre paralela al Río Tonle Sap, justo donde sus aguas se juntan con el Gran Mekong. Es justo en este lugar cuando divisamos El Palacio Real de Phnom Penh. Delante de sus puertas, por un momento, me recordó a otros templos que ya había visitado en Tailandia.




Palacio Real de Phnom Penh

Palacio Real de Phnom Penh



Dentro del recinto encontramos varios edificios como El Salón del Trono, Palacio Khemarín y la Pagoda de Plata, rodeados de espléndidos jardines privados en los que no tuvimos ocasión de pasear al estar cerrados al visitante. Las semejanzas con los templos visitados en Tailandia son visibles. 



Palacio Real de Phnom Penh

Palacio Real de Phnom Penh



Tras una visita de la parte mas monumental de la ciudad nos dirigimos hacia el sur hasta llegar a la Plaza en honor a Sandech Chuon Nath, uno de los ciudadanos mas relevantes, monje budista que preservó la cultura y tradiciones del país.



Sandech Chuon Nath




Tras visitar esta plaza y otros lugares como los alrededores del Edificio del Gobierno nos dirigimos por otra avenida que recibe el nombre del monumento que alberga. Se trata del Monumento a la Independencia construido por los años 50 y que conmemora la independencia de Camboya tras años de protectorado francés. A pesar de parecer una estupenda noticia para el pueblo camboyano descubriríamos con posterioridad en la ciudad las consecuencias de la Guerra de Vietnam y las atrocidades cometidas por el ejercito jemer con Pol Pot a la cabeza ante la desprotección de sus habitantes.



Monumento a la Independencia en Phnom Penh



Era hora de dirigirnos al norte, allí nos esperaba una ciudad para conocer un poco mas de cerca a sus habitantes. Volvimos por Sisowath St. no sin antes descubrir un lugar que me trajo a la memoria lo que todos hubiéramos deseado que no sucediera.

Hablo del Diamond Bridge y la fatal tragedia que sucedió un año antes en una de las celebraciones de la ciudad. Las personas que circulaban sobre él se sorprendieron por el movimiento del puente debido a la cantidad de gente que había provocando un ataque de histeria colectiva donde murieron mas de 300 personas.



Diamond Bridge



Por fin llegamos a la zona del Central Market donde se puede ver una ciudad menos turística pero mucho mas transitada. En pleno bullicio de un día cualquiera descubres el movimiento incesante de sus habitantes. Un momento donde sientes una extraña sensación. A pesar de la aglomeración de tráfico de vehículos y personas te sientes extrañamente "solo". En el centro de una ciudad como Phnom Penh puedes tener la sensación de pasar totalmente desapercibido.



Central Market en Phnom Penh



Pasamos de ser turistas a dos personas mas integradas en la ciudad. Otros podrían pensar que "pasan de nosotros" pero ... no es asi!!. Esa sensación también la conozco y no tiene nada que ver con lo que viví.



Central Market en Phnom Penh



Tras dar un corto paseo por los alrededores del mercado decidimos pasar al interior y descubrir que se mueve en su cúpula central. Nos hicimos una idea . Las calles colindantes que dan al Central Market están repletas de gente que va y viene transportando materiales de todo tipo. La parte externa del mismo está dedicada a productos de primera necesidad como ropa, alimentos, etc. En el interior, dentro de la cúpula de estilo modernista clasificada "Art Deco" se encuentran objetos valiosos, complementos, reliquias, aunque también puedes encontrar una zona de alimentación.



Central Market en Phnom Penh



A pesar del bullicio decidimos comer en este lugar. Salimos al exterior y nos sentamos en los puestos donde encontramos todo tipo de productos para comer por apenas 1 o 2 euros. Desde las más típicas sopas y arroces con vegetales a productos mas exquisitos como pinchos de marisco, pato asado o una gran variedad de pescado.

Terminamos de comer y aún nos quedaba tiempo de visitar otra de las "joyas de la ciudad". Nuestro siguiente destino fué el Wat Phnom, lugar donde comenzó la historia de Phnom Penh.



Wat Phnom

Wat Phnom



Para conocer la historia de la ciudad debéis leer el relato de Lady Penh y como el "Templo de la Colina" constituyó el inicio del primer gran núcleo urbano del país.



Lady Penh



Después de nuestra intensa visita a Phnom Penh nos dirigimos a pie a la sucursal de Paramount Co. LTD. que se encuentra en las inmediaciones. ¡Ningún problema! Las comunicaciones entre la capital y Siem Reap, que era nuestro próximo destino, son muy buenas. existen autobuses realizando este trayecto cada hora prácticamente de sol a sol. Unos 4 euros para recorrer un trayecto de 4-5 horas y un autobús bastante cómodo.



Paramount Co. LTD



Hay que decir que fueron bastante puntuales y que no hubo ninguna incidencia en nuestro trayecto. Atrás dejábamos una ciudad de gran importancia en el Sudeste Asiático. Con una situación excelente para las comunicaciones en el camino del Río Mekong, la ciudad de "La Colina de Lady Penh" dejo su huella en nuestros corazones mostrándonos su cara mas monumental pero también su cara mas humilde.

Camboya no ha dejado nunca de cautivarnos y la visita a Phnom Penh no ha sido diferente. Un país donde, si abres tu mente, eres capaz de hacer amigos. Un lugar que se ha quedado grabado en la memoria y al que algún día esperamos regresar con la misma ilusión que el primer día. Un saludo viajeros!!!

Artículos relacionados: Camboya





4 comentarios :

  1. Qué lindo todo el recorrido que hicieron, realmente debe ser emocionante esa cultura, me agrado pasar por tu blog, FELICITACIONES POR ESE VIAJE MARAVILLOSOS Y GRACIAS POR COMPARTIRLO.

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por visitarme. Me alegra mucho saber que mis relatos son de tu agrado.

    Un saludo medianoche!!

    ResponderEliminar
  3. Ya nos queda nada para llegar, jejeje estamos ansiosos tantos años con ganas de visitar este país, y este año por fin llegamos
    .
    Muy buen relato!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Trabaja con nosotros