lunes, 2 de julio de 2012

Almendral y sus tesoros escondidos





Buscando esos pequeños pueblos semidesconocidos que esconden una importante riqueza artístico-cultural me dirijo al sur de Badajoz por la N432 en dirección a la localidad de La Albuera.  En este punto me desvío por la N-435 para llegar a mi destino antes de llegar a Barcarrota. Se trata de la pequeña localidad de Almendral.

He recorrido unos 35 kilómetros desde Badajoz para llegar a Almendral, perteneciente a la Comarca de Olivenza y donde los alrededor de 1500 habitantes reciben el nombre de "Almendrucos". Cuentan que en estas tierras se asentaron ya en los primeros tiempos poblados íberos a los que les siguieron celtas, fenicios, griegos, cartagineses, romanos, visigodos y árabes.


Ya podemos imaginar con tantas civilizaciones, muchas potencialmente conquistadoras, la cantidad de batallas e invasiones que se sucedieron en esta zona. No es de extrañar, conociendo los precedentes históricos de Almendral que nos ofrezca una variada muestra de vestigios de todas estas culturas.



Almendral


Se dice que entre Almendral y Barcarrota se concentra el mayor número de restos megalíticos de toda la Provincia de Badajoz. Pero esta vez me centro en la localidad y nos adentramos en sus calles. Como siempre busco, como punto de partida, el centro histórico de la localidad. 




Almendral


Camino por las calles hasta llegar hasta un gran espacio abierto para encontrarme con la Plaza de España. Empiezo a comprobar el encanto de esos pueblos extremeños de casas blancas, de poca altura, de construcciones pintorescas que invitan a adentrarse en sus calles.


Plaza de España


Plaza de España


Una visión de la Plaza de España donde, por encima de todo, destaca la figura imponente de la Iglesia de San Pedro Apostol a la que me encamino. 


Plaza de España


Esta parroquia del siglo XVI es de estilo gótico aunque en su interior cuenta con cinco retablos de origen barroco.


Santiago Apostol


Me impresiona la sencillez de esta construcción realizada en piedra y su campanario al cual se accede a través de una escalera de caracol y donde, como no podía ser de otra manera, encontramos la figura de la omnipresente cigüeña.


Santiago Apostol


La Iglesia de San Pedro Apostol cuenta con una sola nave con bóveda de crucería y en su interior encontramos impresionantes columnas, pilas bautismales y numerosos detalles realizados en marmol y granito.


Santiago Apostol


Santiago Apostol


Edificios pintorescos que tendréis lo oportunidad de observar junto a la Iglesia de San Pedro Apostol son el edificio de la Guardia Civil o el Ayuntamiento de Almendral.


Guardia Civil Almendral


Ayuntamiento Almendral


También junto a la Iglesia me encuentro con la Cruz de los Caídos dedicada a todos esos caídos en las guerras que se han sucedido en territorio español. Aunque en principio, bonitas, lamento tener que encontrarme con una de ellas prácticamente en todos los pueblos que he recorrido.


Cruz Caídos Almendral


Cruz Caídos Almendral


Al otro lado de la plaza me encuentro con la Parroquia de Santa María Magdalena, patrona de la localidad, una construcción gótica del siglo XV realizada en mampostería que incorpora elementos de estilo mudejar.


Santa María Magdalena


Si interior cuenta con tres naves con numerosos arcos apuntados y bóvedas de cañón. Dentro se conservan retablos antiguos de estilo barroco y los restos de San Mauro en un retablo donde destaca su cimborrio junto a otros elementos que se remontan al Siglo IX.


Santa María Magdalena


Santa María Magdalena


En los alrededores de la Plaza de España observo que hay un pequeño parque. Me dirijo hacia él y descubro la Fuente de la Plaza con una figura central restaurada de la que hay pocos datos pero no deja de impactarme por su realismo y su belleza


Fuente de la Plaza de Almendral


Fuente de la Plaza de Almendral


Dejo la Plaza de España para buscar otros lugares de interés y llego, sin desplazarme demasiado, a una pequeña ermita llamada del Santísimo Cristo de la Misericordia. Varias mujeres que allí se encuentran, muy amablemente  me invitan a pasar. Estaban realizando tareas de limpieza y decoración y no pude rechazar la invitación.


Cristo de la Misericordia


Cristo de la Misericordia


Querían enseñarme su mayor tesoro que no es otro que el cristo de la imagen que se encuentra en el retablo principal. Sin duda, siendo objetivo, hay que reconocer que en esta sencilla ermita se esconde, como dije anteriormente, un tesoro que bien merece una visita para los amantes del turismo enfocado a construcciones religiosas.


Cristo de la Misericordia


Por último me dirijo a otra ermita que una simpática barrendera me cuenta que no debo dejar de visitar. Se trata de la Ermita de Finibus Terrae. Esta ermita de estilo mudejar del siglo XIII esconde en su interior otra joya religiosa de gran valor.


Ermita de Finibus Terrae


La Torre de la Ermita de Finibus Terrae data del siglo XVII y la puerta de entrada  en forma de arco del siglo XV se ha reconstruído con  elementos originales visigodos


Ermita de Finibus Terrae


En el interior encuentro tres naves con numerosos pilares de forma octogonal soportando arcos apuntados. Originalmente el techo fue realizado en madera donde hoy observamos bóvedas de cañón.  


Ermita de Finibus Terrae


Pero la joya de la Ermita de Finibus Terrae es el retablo de mampostería de origen barroco sobre el que se observan numerosas pinturas. Hoy día la Ermita de Finibus Terrae, hoy en día, está en proceso de recuperación y restauración de numerosos elementos antiguos que se esconden debajo de sus paredes.


Ermita de Finibus Terrae


Con esta visita y por falta de tiempo doy por concluída mi pequeño tour por la localidad de Almendral. Sin duda me llevo una grata impresión aún sabiendo que esconde muchos tesoros que no he podido descubrir.

De nuevo compruebo que hasta los pueblos más pequeños, aquellos que ni siquiera te has marcado en tu ruta, pueden sorprenderte igual o más que otros de mayor renombre. Tan solo esta pequeña muestra sirve para ir haciéndome a la idea de la importante riqueza que esconden los pueblos de Extremadura.

Aún habiéndo preparado el itinerario compruebo que merece la pena saltarse los esquemas para descubrir pueblos increíbles con secretos escondidos como Almendral.


Un saludo viajeros!!!


4 comentarios :

  1. He estado por muchos pueblos en Extramadura, pues mi madre es extremeña, pero nunca he parado por Almendral, anotado queda que tiene una pinta estupenda.

    Saludos y un placer conocer tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Jose Carlos.

      Lo cierto es que yo también soy extremeño pero muy pequeño me fui a vivir a Albacete. Ahora lo estoy descubriendo y lo que mas me ha sorprendido son pequeños pueblos como este que esconden grandes historias.

      Eliminar

Trabaja con nosotros