miércoles, 15 de agosto de 2012

Camino de Nidaros: De Favang a Ringebu


Como os comenté en la etapa anterior nos encontramos en el Valle Gudbrandsdalen, lugar donde permaneceríamos durante unos días realizando diferentes etapas. En esta ocasión la etapa del Camino de Nidaros que teníamos prevista transcurría entre las localidades de Favang y Ringebu

La distancia que separa estos dos puntos es de alrededor de 10 kilómetros. La cuestión es que nosotros emprenderíamos la marcha por el camino señalado para los peregrinos, lo que significaba adentrarnos en ocasiones por zonas montañosas con algunas pendientes que hacen la ruta mas dura que siguiendo la senda del río.

DE FAVANG A RINGEBU

La mañana comenzó algo cerrada en el Valle de Gudbrandsdalen pero con el transcurso del tiempo empezó a despejarse. Nuestra primera visión desde el inicio de la ruta nos dejaba ver con claridad el paisaje. Comenzar de esta manera me animó bastante, la combinación era perfecta formada por un río serpenteante, verdes montañas, sendas repletas de vegetación y la estupenda compañía de los amigos que, en etapas posteriores, había hecho en el camino.

Camino de Nidaros


En un principio los senderos dejaban contemplar el magnífico paisaje del valle, una buena forma de empezar a caminar mientras comentábamos el buen aspecto que tenía la ruta de hoy. Teníamos la esperanza de que el camino nos condujera a las montañas a pesar de la dureza que esto pudiera llevar consigo.


Camino de Nidaros

Y así fue. Poco a poco la senda se cerraba y nos rodeaba la vegetación. Perdimos la visión del valle y nos vimos, de repente, envueltos en las boscosas montañas de esta preciosa región


Camino de Nidaros

El Camino de Nidaros nos condujo por senderos que atravesaban pequeños ríos. No se por qué pero el hecho de encontrarme con el "factor agua" durante cualquier recorrido me levanta el animo y me hace ver las cosas de una manera todavía mas positiva.


Camino de Nidaros


Camino de Nidaros

Estos pequeños ríos en ocasiones nos dejan ver saltos de agua que resultan espectaculares por el entorno que les rodea. En esta ocasión existe una senda alternativa para disfrutar del río que tuve la oportunidad de recorrer en parte y que resulto realmente agradable.


Camino de Nidaros


Pero había que volver al camino y, como veis, la cuestión se iba complicando con tramos ascendentes que nos hacían reducir el ritmo. Realmente no importaba mucho pues estábamos disfrutando del paisaje y además íbamos un poco adelantados con respecto al resto de peregrinos de Acasan.


Camino de Nidaros


Camino de Nidaros

Estábamos entrando en el bosque, las indicaciones nos guían y cuesta perderse pues está realmente bien señalizado el camino. Me fascina ver estas pequeñas sendas repletas de altísimos pinos y abetos. Todos lo comentamos, todos coincidimos en que la ruta está resultando genial.


Camino de Nidaros


Camino de Nidaros

Pero el paisaje cambia muy a menudo y de repente ocurre. La vegetación nos rodea por todos lados dejándonos ver sus verdes mas intensos. Me viene a la cabeza como sería recorrer estos caminos en otras épocas, durante la Edad Media, acompañados de sus carros, ganado y todo aquello que tuvieran que transportar durante la peregrinación a Trondheim.


Camino de Nidaros

De nuevo nos encontramos con pequeños tramos de ríos revueltos. Escuchamos el sonido del agua a nuestro paso, tan solo su sonido, nuestras pisadas y algún que otro comentario de admiración inevitable ante las maravillas de la naturaleza que Noruega nos brinda.


Camino de Nidaros

Tras un largo recorrido por paisajes repletos de vegetación volvemos a contemplar la imagen del valle. En numerosas ocasiones, durante las etapas que realizamos en este lugar, tendremos la oportunidad de disfrutar con su presencia. 


Camino de Nidaros

El camino nos vuelve a elevar, llegamos a la altura de los numerosos montes y lomas que acompañan al río. Dentro de muy poco tendríamos la oportunidad de contemplar unas vistas privilegiadas, de esas que no se olvidan fácilmente.


Camino de Nidaros

Y así sucedió. Magníficas imágenes que se graban en la retina pero que inmortalizamos a través de nuestras cámaras para poder mostrarlas a quien pase por este blog. Intentamos divisar el punto de partida, imposible, la inmensidad del serpenteante valle nos permite contemplar su esplendoroso paisaje pero cuesta encontrar un punto de referencia. No importa... en estos momentos no podemos hacer otra cosa que disfrutar de este regalo.  


Camino de Nidaros

Nos encontramos a tan solo 3 kilómetros de Ringebu, lugar de destino, era el momento de hacer una de las paradas obligadas en la peregrinación del Camino de Nidaros. Se traga de la Iglesia de Madera de Ringebu


Camino de Nidaros

Esta colorida y llamativa iglesia es de las pocas iglesias fabricadas en madera que quedan en pie desde sus inicios. Además cuenta con una peculiar historia que podréis descubrir, además de otros datos de interés, si pincháis en el enlace: Iglesia de Madera de Ringebu.


Camino de Nidaros

Después de visitar la iglesia tocaba reponer fuerzas por lo que comimos en los alrededores, muy cerca de un recomendable museo donde se muestran diferentes aspectos de la cultura y las tradiciones de esta región. Me llamó la atención un vehículo de época, entre los muchos que pudimos ver. Se trata de una Volvo transportando sus lecheras, de esas que en muchos lugares de España ya han desaparecido, recuerdos de otros tiempos en que las cosas se hacían sin tantas prisas y ciertos valores aún no habían desaparecido.



Creo que fue el primer día desde que empezamos que tuvimos la oportunidad de descansar, incluso algunos conseguimos echarnos una pequeña siesta antes de emprender el camino. Regresamos de nuevo a la senda y pudimos contemplar la localidad de Ringebu desde las alturas. 


Camino de Nidaros

Camino de Nidaros

Sin duda, el día de hoy ha sido muy especial por el esplendor de la naturaleza del Valle de Gudbrandsdalen. La etapa Favang-Ringebu es una de las más bonitas que he hecho en el Camino de Nidaros, pero no será la única. Por delante nos quedan todavía dos etapas que nos harán disfrutar mucho y que nos harán a mas de uno quedarnos con el pensamiento de regresar algún día a estas fantásticas tierras noruegas.


UN SALUDO VIAJEROS!!!


8 comentarios :

  1. Pues no puedo imaginar que la halla más bonita qué esta. Para todos aquellos que nos gusta la naturaleza y disfrutamos en ella, ver las fotografías que has hecho y leer tu relato, nos hace trasladarnos, con la imaginación a algún sitio cómo este. Factores como agua, árboles, bosques y senderos cerrados son el esplendor de la naturaleza virgen. Preciosas las fotos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía nos quedan otras etapas que, después de lo que llevábamos visto hasta ahora, nos siguieron sorprendiendo.

      ¿Increíble verdad?

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo!!

      Eliminar
    2. Pues ya no puedo imaginarlas más bonitas. Así que, supongo qué seguiremos disfrutando de lo qué nos cuentes. Si. Resulta increíble!!!

      Eliminar
  2. ¡Miguel! Como te gusta la naturaleza! Que lugar tan bello.
    A disfrutar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si,

      No hay mejor obra que la que nos ofrece la naturaleza, cualquier otra cosa hecha por el hombre siempre estará a un nivel inferior para mi.

      Un saludo pareja!!

      Eliminar
  3. Impresionantes las iglesias de madera... con tanto bosque está claro que materia prima no les faltaba :-)
    Encontramos casas de madera por todo Noruega, pero en Alesund, cuando se les quemó todo, decidieron que era mejor empezar a usar ladrillos y priedras ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esa va a ser la tendencia a la larga, todo tiene una vida limitada, incluso los árboles noruegos.

      El tiempo dirá... esperemos que al menos respeten su arquitectura y no se empiecen a ver edificios modernos que rompan la armonía de sus paisajes.

      Un saludo!!

      Eliminar
  4. No me extraña que el hecho de pasar por paisajes de agua haga que suba tu animo porque verla fluir libremente dando vida y color a toda una obra de arte, hace que tenga sentido aquella frace que dice "El agua es vida" Un saludo

    ResponderEliminar

Trabaja con nosotros