miércoles, 12 de diciembre de 2012

Ribeira Grande: "El Territorio" (2ª Parte)


Recordando la entrada en el blog Ribeira Grande "El Territorio" acabamos de dejar el Monumento Natural de Caldeira Velha para poner rumbo a los dominios del Volcán Agua de Pau. En esta 2ª Parte descubrimos de nuevo los exuberantes paisajes que nos ofrece la Isla de Sao Miguel desde las alturas pero también en los valles que rodean este impresionante volcán.

De todos los volcanes y lagos que puedes visitar en la isla nos encontramos ante el que posiblemente sea el más difícil de ver. La razón son la gran cantidad de nubes que se concentran en este lugar. En dos ocasiones subimos hasta el cráter del volcán con el fin de observar la laguna que se encuentra en su interior. La Laguna de Fuego, que así se llama, no quiso en ninguna de ellas que la admiráramos en su totalidad. 


Cuando llegamos se encontraba totalmente cubierto y solo en ocasiones nos dejaba adivinar ligeramente su forma y extensión. Nos encontramos en el Mirador de Barrosa uno de los mejores lugares para observar el volcán al que llegamos no sin dificultades pues la niebla no nos dejaba ver mas allá de 3 o 4 metros por delante. Este mirador pertenece ya al municipio de Vila Franca do Campo del que os hablaremos en otro artículo.



La última erupción que se conoce del Volcán Agua de Pau se remonta a mediados del siglo XVI formando el relieve de la caldera que podemos observar en la actualidad y convirtiéndose en reserva natural donde se incluyen especies endémicas propias de las Islas Azores.


Uno no deja de asombrarse al estar a unos 575 metros de altura sobre el nivel de mar y encontrarse con un espectáculo natural como este. Una impresionante caldera de 2 kilómetros de largo por 1 Kilómetro de ancho, con una laguna en su interior y una densa vegetación formando áreas boscosas que rodean todo el perímetro.


Desde la cresta de la caldera observamos entre la niebla el que parecía otro lugar para obtener una buena panorámica de la zona. Se trata de los repetidores de comunicación. Hacia allí nos encaminamos con la idea de hacer tiempo para que se despejara la zona.


Al llegar arriba divisamos el Mirador de Barrosa donde habíamos estado anteriormente. Podéis haceros una idea de como es la carretera sinuosa que te lleva hasta el cráter al observar el arco que dibuja la carretera.


Como el volcán seguía cubierto de nubes dirigimos la mirada hacia el oeste y nos encontramos con vistas no menos espectaculares. Desde los repetidores alcanzamos a ver el océano y los pequeños pueblos que se encuentran en la costa. Hacia el sur Vilafranca do Campo, Puerto Caloura o Agua de Pau de la que recibe el nombre este impresionante volcán. 


Hacia el interior observamos pequeños conos volcánicos rodeados por prados verdes y pequeñas aldeas dedicadas a la agricultura y la ganadería.


Hacia el norte, de donde venimos, localidades como Ribeira Grande y de nuevo la inmensidad del Gran Azul. Es en este punto cuando decidimos abandonar las alturas y recorrer la zona exterior del volcán. Nos dirigimos a la cara norte, lugar donde nos esperan mas sorpresas en forma de paraísos naturales.  


Llegamos hasta la Reserva Natural Valle Das Lombadas. Este espacio protegido es todo un espectáculo de la naturaleza. Imágenes que se me vienen a la cabeza estando en este lugar son las zonas boscosas de Canadá. Es el lugar ideal para realizar rutas de senderismo encontrando a tu paso desfiladeros de roca, riachuelos y otras sorpresas que ahora os cuento.


La primera de ellas la descubrimos gracias a la ayuda de los guardabosques de la zona. Hablando con ellos nos comentaron que antiguamente se encontraba en este lugar una fábrica destinada a la extracción de agua con gas. A simple vista puede resultar algo poco sorprendente pero la cuestión es que es completamente "natural". 

Prueba de ello es que nos acompañaron hasta una caseta derruida donde aún brotaba el agua y nos invitaron a probarla. Efectivamente, a diferencia de las aguas que encontramos en muchos supermercados gasificadas posteriormente descubrimos un agua con gas suave con un increíble sabor. Prueba de la calidad de este agua es que antiguamente se distribuía entre la realeza portuguesa y se exportaba a otros lugares del mundo.


Después de este descubrimiento decidimos recorrer el valle. Colores verdes y rojizos sobre las escarpadas paredes de la montaña junto a las abundantes concentraciones de musgo y liquen que encontramos en el camino me hacen pensar de nuevo en películas o series como Parque Jurásico o Terranova.



El camino es generalmente angosto aunque de vez en cuando encuentras pequeñas sendas para caminar. Por lo general te encuentras con un suelo repleto de rocas y en un punto determinado del camino nos volvemos a  sorprender con un riachuelo de aguas rojizas debido a la gran concentración de minerales que transporta. 


Algo similar a esto lo encontramos también en España. Si conocéis el Río Tinto en Huelva sabréis que el agua también adquiere en algunos tramos un color parecido por las mismas razones que este pequeño riachuelo del Valle das Lombadas.


Tras recorrer durante un buen rato este espléndido valle decidimos terminar la ruta por el territorio de Ribeira Grande no sin antes hacer una parada ante un paisaje espectacular. Una tremenda zona boscosa en la pared de las montañas de la que brotan saltos de agua todavía inaccesibles para el ser humano. 

No creáis que no pregunté si era posible llegar hasta el lugar que veis al fondo en la fotografía pero los guardabosques nos insistieron en que no nos aventuráramos ya que esa zona estaba completamente virgen con un terreno realmente difícil y existía la posibilidad de perdernos y tener que pasar allí la noche. Todavía me atrajo mas la idea cuando pensé en dormir junto a ese salto de agua pero lamentablemente no íbamos preparados para la ocasión.


El territorio de Ribeira Grande, situado en la zona central de la Isla de Sao Miguel es, posiblemente, el área con mayor cantidad de espacios naturales. Valles, bosques, volcanes, lagos, prados, saltos de agua, siempre acompañados de un color que nos da la vida. ¿Todavía alguien pregunta por qué se le llama a Sao Miguel "La Isla Verde"? Un saludo viajeros!!.  


                                                 Portugal


2 comentarios :

  1. Un "paraíso" esa es la palabra exacta que describe estas hermosas vistas...Aveces lo inalcanzable nos parece lo mas hermoso...Lo digo por la cascada a la que no habéis podido acceder. Un saludo. kat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kat por el comentario,

      Nos quedamos con las ganas pero seguiremos intentando descubrir nuevos rincones de este planeta.

      Un saludo!

      Eliminar

Trabaja con nosotros