martes, 8 de enero de 2013

Ait Ben Haddou: "Tesoros de África"

Ait-Ben-Haddou


Cuando uno visita un país como Marruecos le pueden venir a la mente un montón de imágenes relacionadas con el desierto, los zocos, los palacios y fortalezas de las mil y una noches... Si pensáis de la misma manera no vais desencaminados. Lo que quiero mostraros hoy es uno de los indiscutibles tesoros de Africa que se esconden tras el Gran Atlas, declarado Patrimonio de la Humanidad (Unesco) y que no es otro que Ait Ben Haddou. ¿No la conocéis? Seguro que la habéis visto en alguna de las numerosas películas que se han llevado a la gran pantalla.


Menara-AirportRegresando de las Islas Azores en el mes de noviembre aprovechamos una buena oferta que nos permitía desplazarnos desde Madrid a Marrakech por tan solo 40 €. No lo dudamos y aprovechamos la oportunidad enlazando los dos viajes sin pasar por casa.



Para los que no sois demasiado "fans" de esta aerolínea de bajo coste debéis saber que no es la única compañía que vuela a Marruecos ya que podrás realizar el mismo trayecto con compañías que ofrecen mayores comodidades aunque el precio puede llegar a ser un inconveniente ya que se incrementa considerablemente. De cualquier forma es bueno que tengamos diferentes opciones para poder elegir como hacer este tipo de trayectos.


Lo siguiente que hicimos, nada mas poner un pie en el Aeropuerto de la Menara es buscar vehículo ya que nuestra idea era hacer en primer lugar una ruta hacia el desierto. Tras pasar el lento y necesario trámite nos hicimos por fin con un pequeño utilitario que nos sirvió a la perfección en nuestro cometido. A no ser que pretendas meterte con él en las dunas no pienses que necesitas un 4x4 para recorrer Marruecos. 

Todo iba bastante bien hasta el momento, era el turno de ponernos en marcha con el fin de encontrar la N-9 o P-2010 que nos conduciría hasta Ait Ben Haddou. No tardaron en surgir las primeras complicaciones, la señalización es mas bien escasa por lo que acabamos tomando la P-2017, para los que conozcáis Marruecos es la que te lleva a Ourika.

Una vez nos dimos cuenta del error (una hora mas tarde) y tras preguntar a la gente que había en los márgenes de la carretera decidimos regresar para ir, como dicen "por el buen camino". Al fin vimos una señalización que nos indicaba que íbamos bien. La dirección correcta era Ourzazate por lo que  ya sabíamos que teníamos un trayecto de 190 kilómetros sin desviarnos del camino.


Marruecos


Esto para nosotros podrían ser un par de horas de trayecto pero había que contar con el enorme paso de montaña que cruza el Gran Atlas. Sin duda un paso fascinante con tramos de curvas reviradas por donde hay que circular a 20 o 30 por hora. Realmente espectacular por múltiples razones que ya os contaré en otro momento. Esta gran montaña merece un artículo y no dudéis que lo tendréis.


Atlas-mountain


Nada mas atravesar el Atlas el paisaje cambia por completo. De las carreteras confluidas de comerciantes y ganaderos nada mas salir de Marrakech, de los paisajes montañosos que atravesamos pasamos de repente a un terreno árido que te hacía pensar con mas fuerza en el desierto.


Marruecos


Nos encontrábamos a unos 20 kilómetros de Ourzazate cuando vemos el desvío que indica Ait Ben Haddou también indicada como P-1506. Esta carretera nos vuelve a acercar al Atlas en un trayecto de 8 kilómetros antes de llegar al destino. 


Marruecos


Las circuntancias que propiciaron que llegaramos casi de noche fueron:

1. Llegada a Marrakech a las 12 a.m.
2. Carretera equivocada donde perdimos al menos 2 horas.
3. Paso de montaña donde el trayecto de 190 kilómetros se tradujo en 5 horas con paradas para ver algunos lugares y hacer fotografías.

El resultado como podéis ver es que estábamos a punto de quedarnos sin luz aunque no fue demasiado problema pues pasamos allí la noche. En cualquier caso, si queréis hacer esta ruta, os recomiendo que lleguéis sobre las 8-10 a Marrakech pues aunque no os equivoquéis de camino 5 horas son inevitables. 


Ait-Ben-Haddou


Una pequeña parada en la carretera nos sirvió para admirar por fin lo que andábamos buscando, la Kasbah de Ait Ben Haddou, una ciudad antigua que sirvió de fortaleza tiempo atrás y que la Unesco incluyo entre sus tesoros en 1987. 

He de confesaros que las fotos que aparecen a continuación de lo que queda de día he tenido que darles algo de luz pues si no fuese de esta manera no podría mostraros nada mas hasta el día siguiente. Una lástima no haber llegado una o dos horas antes.

También he de deciros que nuestra primera intención era visitar este lugar y desplazarnos hasta Ourzazate para dormir. Debido al retraso que llevábamos junto al ofrecimiento de uno de los muchos guías que se encuentran alrededor de la fortaleza decidimos pasar allí la noche. Aceptamos el ofrecimiento del guía ya que por nuestra cuenta y sin conocer la zona no hubiéramos sacado provecho del poco tiempo que teníamos y así nos dirigimos a los pies de la kasbah.

Como os he comentado en este lugar se han rodado muchas películas entre las que se encuentran "La Joya del Nilo", "Gladiator", "Lawrence de Arabia", "La Momia" o "Alejandro Magno" entre otras. Puede que las fotos que os enseñe a continuación os suenen por haberse utilizado como puertas de acceso a la ciudad en algunos de estos films.


Ait-Ben-Haddou
Lawrence de Arabia
Ait-Ben-Haddou
La Joya del Nilo




Ait-Ben-Haddou
Ait-Ben-Haddou
Ait-Ben-Haddou

Ait-Ben-Haddou

Definitivamente la noche se nos echó encima pero no sin haber llegado hasta el punto mas alto de la fortaleza y contemplar las esplendorosas vistas a la ciudad nueva y al valle por donde transcurre tranquilo el Río Ounila


Ait-Ben-Haddou

Poco mas pudimos hacer que irnos a descansar a un lugar que nos recomendó nuestro guía. En principio no sabíamos ni como se llamaba ni lo descubrimos hasta la mañana siguiente ya que no había apenas luz. Estábamos tan cansados que no nos importaba. Lo que estaba claro es que era un negocio de su familia, pequeño y básico pero muy acogedor.


Ait-Ben-Haddou


Por unos 7 u 8 € por persona nos dieron de cenar, dormir y el desayuno del día siguiente. Podéis comprobar que fue una auténtica cena marroquí a base de sopa, kus kus, frutas especiadas variadas, dulces. He de reconocer que todo estaba... de muerte!!


Ait-Ben-HaddouAit-Ben-Haddou

Ait-Ben-Haddou


Después de esta suculenta cena subimos un rato a la terraza a tomar unas cervezas y vinos ya que nos insistieron en charlar un rato. Así lo hicimos pero no tardamos demasiado en irnos a acostar pues ya habíamos visto como se ponía el sol pero también queríamos ver como salía en este pequeño rincón de África.


Ait-Ben-Haddou


Me desperté todavía de noche con un frío helador y apenas sin luz. Cargado con cámaras y trípode salí al patio con la intención de subir a la terraza en la que estuvimos la noche anterior.


Ait-Ben-Haddou


No tuve que esperar demasiado para contemplar la salida del sol tras las montañas. Con un espectacular silencio veía como poco a poco se iba adivinando el valle con la espectacular silueta de la fortaleza de Ait Ben Haddou.


Ait-Ben-Haddou

Ait-Ben-Haddou


Ait-Ben-Haddou


Ait-Ben-Haddou

Como todavía era muy temprano volví a la habitación con la intención de recorrer el pueblo. La noche anterior lo atravesamos a oscuras y quería tener una idea de como era el lugar donde me había alojado.






Ait-Ben-Haddou


Ait-Ben-HaddouAit-Ben-Haddou












Tras coger algunas cosas y dejar todo preparado me puse en camino. Tenía poco mas de media hora para explorar el terreno y decidí aprovechar ese tiempo antes de desayunar y partir hacia nuestro siguiente destino. Es el momento de desvelaros el nombre de nuestro alojamiento. Os lo enseño ahora porque fue cuando también yo lo descubrí. A la luz del día resultó ser un sitio encantador con un bonito patio, dos plantas y una magnífica terraza a modo de mirador.


Ait-Ben-Haddou



Comencé a caminar por las destartaladas calles de la ciudad nueva comprobando lo que en la noche anterior había podido intuir. Con las calles a oscuras y tan solo la luz de una linterna lo único que pude adivinar es que el suelo por donde pisamos era de tierra. Ahora por fin también podía descubrir sus casas de adobe y paja con el color característico que recuerda tanto a África.


Ait-Ben-Haddou



Ait-Ben-Haddou




Me dirigía hacia el valle y a mi paso descubría pequeñas tiendas de esas donde se vende prácticamente de todo, incluidas botellas de butano en el mismo lugar donde podías sentarte a tomar algo.





En pocos minutos, tras callejear por los rincones del pueblo llegué al valle y con los rayos del sol todavía golpeando sobre las rocas de la fortaleza consigo apreciar con mayor claridad detalles que la noche anterior no tuve la ocasión de contemplar. Las imágenes hablan por si mismas.
Ait-Ben-Haddou





Ait-Ben-Haddou

Era el turno de regresar, tocaba seguir degustando las delicias culinarias del país. Además estaba deseando relajarme un poco después de recorrer el lugar a primera hora de la mañana y disfrutar con las magníficas vistas que nos ofrecía la Maison Dhotes Panoramique.


Ait-Ben-Haddou

A punto de partir guardamos para el recuerdo la última imagen que nos recordaría el fantástico lugar que tuvimos la gran suerte de descubrir. Sin duda uno de los lugares mágicos de nuestro planeta en el que recomiendo sin duda que paséis al menos una noche. No os arrepentiréis!!.


Ait-Ben-Haddou

Ya se que no os he dejado detalles concretos de nuestra visita a Ait Ben Haddou. La razón, como en otras ocasiones, es que podéis encontrar los relatos de viajes completos con información incluso de nuestro alojamiento, de un té improvisado en casa de nuestro guía y de muchas fotografías en el enlace que os dejo a continuación. (5 días en Marruecos) También podéis encontrarlo  en la parte baja del blog en el apartado de "Blogs Especiales". No lo dudéis, si estáis en Marruecos recordad que tras las altas montañas del Atlas se esconde otro de los tesoros de África. Un saludo viajeros!!!.


Redes-sociales-Marruecos

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Trabaja con nosotros