lunes, 23 de abril de 2018

Alange: La esencia del turismo rural

Alange-esencia-turismo-rural

Siempre es un placer volver a Extremadura, la tierra en que nací, especialmente si es para disfrutar de sus bondades y descubrir nuevos destinos como el que aquí os vamos a mostrar. En pleno corazón de Extremadura se encuentra Alange, un pequeño pueblo que lo tiene todo para disfrutar de una escapada y prueba de ello es su nominación a Capital del Turismo Rural en 2018. La esencia del turismo rural se encuentra en pueblos como Alange. Quédate con nosotros y descúbrelo con nosotros.


DÓNDE SE ENCUENTRA ALANGE


Alange se encuentra en Tierra de Merida, a tan solo quince minutos de la imponente ciudad romana. Linda al sur con Tierra de Barros, con localidades como Almendralejo a tan solo 20 minutos. Encontramos Badajoz al oeste y gracias a la conexión con la A5 hasta Merida, se puede hacer el trayecto de forma cómoda en menos de una hora.



ALANGE: NOMINADO A CAPITAL DE TURISMO RURAL EN 2018


Antes de contaros nuestra experiencia, queremos contaros cómo surgió la oportunidad de conocer Alange y agradecer a todas las personas y organizaciones que lo han hecho posible, así que vamos con ello.

escapada-rural

Recibimos un correo de Ana Alonso de Escapada Rural, la web especializada en alojamientos y destinos rurales, proponiéndonos ser embajadores de un pueblo de Extremadura y defender su candidatura a Capital del Turismo Rural en 2018. Evidentemente, la propuesta nos interesó desde el primer momento ya que el destino se encontraba en Badajoz, la tierra donde nací.

Turismo-rural-alange

Muy pronto contactamos también con Julia y Ana, representantes del ayuntamiento y la oficina de turismo de Alange y las personas que nos han aportado toda la información necesaria para poder descubrir los encantos de Alange. Posteriormente pudimos conocerlas en persona y disfrutamos de su compañía, además de su pasión e ilusión por mostrarnos este encantador pueblo extremeño.

ALANGE: DESCUBRIENDO LA ESENCIA DEL TURISMO RURAL




Para mostraros Alange, hemos decidido contarlo tal y como lo vivimos, desde el momento que llegamos hasta el momento en que con pesar tuvimos que regresar a casa. Esta experiencia comenzó un viernes a media tarde y aunque no disponíamos de mucho tiempo, fue un primer contacto repleto de agradables sorpresas.

PRIMER DÍA EN ALANGE


Apartamentos-Trinidad
A nuestra llegada, nos estaban esperando en los Apartamentos Trinidad, un pequeño complejo rural donde nos habían guardado un encantador estudio. Tuvimos la oportunidad de visitar otras estancias como apartamentos duplex, familiares, etc. Tenemos que decir que todos están decoradas con muy buen gusto, muy limpios y manteniendo el encanto rural, como no podía ser de otra manera. No es casualidad que páginas de alojamientos turísticos como booking o tripadvisor les den puntuaciones superiores al 9.5, algo realmente difícil de alcanzar.

Tras instalarnos, llegó el momento de comenzar la visita a Alange y como primera experiencia teníamos programada una visita a las Bodegas Palacio Quemado. Comenzamos el recorrido disfrutando de una experiencia enoturística, algo que desconocíamos de tierras extremeñas.

Bodegas-Palacio-Quemado

Palacio Quemado cuenta con algunas peculiaridades referentes a la calidad de sus suelos, su clima atlántico, la ausencia de pesticidas o el tratamiento individualizado de sus viñas. Esto no los hace mejores ni peores que los vinos de otras regiones, pero sí les aporta una identidad propia que pudimos descubrir en algunos de sus vinos, como Acilates, Zarcita o Palacio Quemado Crianza. Y nada mejor para marinar un vino de sus cultivos sostenibles que con un buen queso, convirtiendo esta primera experiencia en Alange en la mejor bienvenida que podíamos esperar.

El sol comenzaba a bajar, no nos quedaba mucho tiempo pero sí el suficiente como para disfrutar de las vistas al atardecer desde las afueras de Alange. Damos un paseo por el embalse y contemplamos los restos de su castillo sobre el Cerro de la Culebra. La puesta de sol nos dejó una preciosa imagen, pero os aseguro que no sería la única.

Embalse-Cerro-de-la-Culebra

Regresamos a nuestro estudio. Necesitábamos parar unos instantes, después de un viaje de cinco horas hasta Alange y de visitar algunos de sus lugares de interés. Era el turno de cenar y para ello vamos a disfrutar de la cocina tradicional del Mesón Trinidad (del mismo grupo que nuestro alojamiento).

Meson-Trinidad-Alange

Qué podemos decir de la gastronomía extremeña. Aquí no hay sorpresas, ya conocíamos su cocina después de varios viajes y Alange no nos defraudó. Además, tuvimos la oportunidad de probar platos exóticos, como las ancas de rana o los caracoles con su peculiar salsa con pimentón de la vera. No podían faltar los ibéricos o quesos tan especiales como la torta de la serena. Y si por si esto fuera poco, probamos una pluma ibérica perfectamente cocinada, crujiente por fuera y tierna por dentro. Terminamos con unos postres caseros que de igual manera no nos dejaron indiferentes. No cabe duda que nuestro primer encuentro con la gastronomía alangeña fue especial. Productos de calidad y una elaboración muy cuidada, una unión perfecta para el éxito, sin ninguna duda.

Descubre aquí la oferta turística de Alange (Alojamientos, restaurantes, actividades, etc.)
Haz click sobre la imagen

SEGUNDO DÍA EN ALANGE

Es sábado, despertamos con muchas ganas de seguir explorando las bondades de esta tierra y aunque el día no ha amanecido despejado, no va a ser un problema para lo que nos espera por la mañana. En primer lugar, damos un paseo para descubrir parte del patrimonio histórico de Alange.

Patrimonio-cultural-Alange

Llegamos hasta la Plaza de España, para encontrarnos con la Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros. Esta construcción gótica con toques de estilo mudejar data del siglo XVI y destaca por la simbología que encontramos en sus techos sobre la influencia de la Orden de Santiago, con su enorme cruz delante del altar principal. Proseguimos el camino hacia el mirador y tenemos el primer contacto visual con el embalse que recibe las aguas del Río Matachel. Esta panorámica nos da una visión más amplia y mejorada de las posibilidades que tiene Alange como destino rural preferente.

Pero hoy tenemos otros planes. La siguiente parada la hacemos en La Almazara, un establecimiento que dispone de una gran variedad de productos típicos de la tierra. Desde los mejores embutidos a dulces típicos, mieles, aceites, vinos, artesanía y mucho más de lo que puedas imaginar. Un buen lugar para aprovechar y aprovisionarse antes del regreso a casa, con productos artesanos de calidad, que luego pueden ser difíciles de encontrar fuera de Extremadura.

Productos-típicos-Alange

Es el turno de descubrir lo más conocido y popular de esta localidad. Se trata del Balneario y las Termas Romanas de Alange. Dicho así puede que no parezca mucho pero estamos hablando de un conjunto histórico romano del siglo III d.C donde también se hayan restos árabes, detalles del siglo XIX y un manantial natural con propiedades curativas. Esto lo convierte en un emplazamiento único en el mundo y es por ello que fué incluído dentro del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Balneario-Alange

La piscina exterior se encuentra situada en un precioso jardín, desde donde se puede apreciar parte de los muros originales de las termas. Una vez dentro accedemos por una galería de piedra, también original, hasta las dos termas circulares con imponentes cúpulas por donde entra la luz natural. Sencillamente es impresionante al pensar que nos estamos relajando en un lugar donde ya lo hacían sus habitantes dieciocho siglos atrás.

Termas-Romanas-Alange

También destacan sus piscinas de manantial, donde el agua brota desde las profundidades a 28 grados de temperatura. Cuenta la historia que una joven patricia llamada Varinia Serena llegó hasta el manantial y consiguió curar sus enfermedades. Desde entonces, las termas fueron consagradas a la Diosa Juno, la diosa romana de la fertilidad y la familia.

En nuestros días, las Termas Romanas siguen en su lugar formando parte del Balneario de Alange y donde uno puede recibir todo tipo de tratamientos, bañarse en sus aguas medicinales, recibir varios tipos de masajes, etc. No nos cabe duda de que este lugar es único y nos alegramos de que haya sido conservado durante todos estos siglos.

Tras nuestro paso por las Termas Romanas es el turno de parar a comer. En esta ocasión nos dirigimos a la Sinforosa, otro alojamiento rural con historia y donde seguiremos degustando parte de la gastronomía de la región. Pero antes hacemos una parada para tomar unas cañas en la Cafetería La Explanada y degustar alguna de sus tapas, como sus croquetas caseras que sin duda son un buen acompañamiento para la ocasión. Situado entre la Calle Nueva y el Paseo Huertas es un buen lugar para parar y tomar algo con vistas al embalse.


Y por fin, es el turno de degustar algunas de las especialidades de La Sinforosa. Nos han hablado muy bien de este lugar y desde el mismo momento en el que entramos por la puerta se intuye que no nos va a defraudar.

La-Sinforosa-Alange

La fotografía ya dice mucho sobre el cuidado con el que hacen las cosas en este lugar. Desde sus estancias comunes, habitaciones donde alojarse o la presentación de los platos de su restaurante, todo nos muestra que es otro lugar en Alange donde el buen hacer esta presente. Tuvimos la oportunidad de probar su sopa extremeña, bacalao en cama de arroz negro, carrilleras en salsa y leche frita. Que podemos decir más que es otro lugar recomendado que no defrauda si se trata de degustar la gastronomía regional, con la mejor de las presentaciones.

Y por fin tenemos el sol de nuestra parte. El día se ha despejado y es el turno de salir a la naturaleza a caminar, descubrir nuevos tesoros históricos y disfrutas de panorámicas increíbles. Nos dirigimos al Cerro de la Culebra, donde se encuentra el castillo que recibe el mismo nombre. Vamos en busca de una de las imágenes más impactantes de Alange y para ello debemos dirigirnos a las alturas.

Cerro-Alange

Se dice que el Castillo de la Culebra de Alange fue construído por los árabes en el siglo IX, pero que se asentó sobre una construcción de origen romana. En el siglo XIII paso a manos de los cristianos gracias a la Orden de Santiago. En la actualidad se pueden observar partes de sus murallas y arcos durante la ascensión. En la parte más alta observamos los restos de una almenara y la torre del homenaje que aún se conserva en pie.

Cerro-pueblo-Alange

La subida al Castillo de la Culebra también nos permite gastar calorías, en un trayecto de entre 45 minutos y una hora para llegar hasta la parte más alta. Por el camino, nos encontramos con preciosos paisajes verdes, dominados por flores peculiares como las orquídeas salvajes. Pudimos encontrar alrededor de cinco variedades, al tiempo que disfrutábamos de unas panorámicas preciosas con el pueblo de Alange y su embalse que tiñe de azul gran parte del paisaje.

Tras esta experiencia natural y paisajística, volvemos a nuestro alojamiento a descansar, antes de volver al balneario para darnos un masaje y prepararnos para la cena. En esta ocasión visitaremos el complejo más lujoso de la localidad. La cena está prevista en el Hotel Aqualange, un complejo de cuatro estrellas que nos recibe con un impresionante hall, antes de acceder a la zona del restaurante.

Hotel-Aqualange

El Hotel Aqualange recibe un turismo fundamentalmente enfocado al balneario. Su carta se sale de la gastronomía tradicional, ofreciendo cocina bien elaborada para un público nacional e internacional. Probamos algunos platos como las delicias de calabacín o el solomillo ibérico, acompañado de una mousse con frutos silvestres para terminar. Otra buena experiencia culinaria, a punto de finalizar nuestra visita a Alange.

TERCER DÍA EN ALANGE

Desayuno-Mesón-Trinidad-Alange
Despertamos en el último día de nuestra estancia en tierras extremeñas. Todavía nos quedan muchas cosas por hacer pero no se nos pueden olvidar los excelentes desayunos que hemos podido degustar en el Mesón Trinidad. Bizcocho casero, pan recién hecho y productos de la tierra para acompañar. Todo un lujo sin duda.

Hoy vamos a visitar el embalse, pero antes vamos a seguir descubriendo el resto del patrimonio histórico y cultural de Alange. Visitamos la Ermita de San Gregorio, porque allí nos espera una alegre sorpresa y que nos muestra una de las tradiciones de la localidad, el carnaval.

Carnaval-Alange

Por si no lo sabéis, Badajoz tiene uno de los mejores carnavales de España. Alange no podía faltar a esta cita, representada por las comparsas Bakumba y Tukanes. Cabe mencionar que, gracias a la elaboración de sus trajes y su buen hacer durante más de una década, este pueblo extremeño ha recibido ya algunos premios y menciones en la capital extremeña.

Volvemos a recorrer las calles de Alange, para seguir descubriendo pequeños tesoros antes de dirigirnos al embalse. En primer lugar visitamos El Lavadero, una construcción de principios del siglo XX donde antiguamente los habitantes del pueblo venían a lavar la ropa y que hoy se ha transformado en el Centro de Interpretación del Agua de Alange. Destaca su buena conservación y toda la documentación recopilada que podemos encontrar por medio en sus paneles informativos sobre la época.

Lavadero-ermita-Alange

Por último, visitamos la Ermita de San Bartolomé. Diversos manuscritos la sitúan a finales del siglo XVIII, sirviendo también para el culto a San Blas y a la Virgen de la Milagrosa. Cuenta con un patio y jardín exterior donde se hayan restos en piedra de origen visigodo.

Es el turno de visitar el embalse. Antes de visitar las instalaciones del Centro La Jarilla, perteneciente al Grupo Alcor (actividades náuticas y aventura), recorremos los alredores en busca de nuevas sorpresas. Lo primero que nos encontramos en el camino es El Granero, perteneciente a la Edad del Bronce y que nos muestra que más allá de árabes o romanos, en Alange hay vestigios de vida desde tiempos prehistóricos. Nos dirigimos hacia el norte, para encontrarnos con la Pata del Buey, una peculiar formación natural de rocas donde se pueda apreciar la forma de una huella de este bovino. Al margen de la historia, las vistas del embalse son espectaculares.

Paseo-embalse-Alange

Seguimos caminando para encontrarnos con el Cancho de la Picota. Se denomina cancho a enormes saliente de roca en el paisaje. Ya se utilizaba este término en épocas romanas y en Alange se pueden observan incluso como parte de las construcciones, dentro de la localidad. Por último, no podía faltar una figura que domina las tierras de Extremadura y que no es otra que la preciosa cigüeña. Observamos en muchas ocasiones su vuelo sobre la localidad y en los alrededores de la laguna. 

El tiempo no mejora, pero es la hora de dirigirnos al centro de actividades de La Jarilla. Esta empresa lleva varios años introduciendo todo tipo de deportes náuticos en el embalse, para sus habitantes y para visitantes de otras regiones. También realizan actividades con colegios, intentando inculcar entre los más jóvenes la importancia de la naturaleza y el deporte para una vida más alegre y saludable. 

Paseo-lancha-Alange

Como os comentamos, debido al mal tiempo no pudimos realizar actividades como sky acuático, kayak, vela, catamarán, escalada, etc., pero al menos si pudimos dar un paseo en lancha para recorrer la laguna y disfrutar de las espectaculares vistas de Alange y del Cerro de la Culebra, desde el interior del embalse. 

Esta experiencia llega a su fin. Es mediodía del domingo y tenemos que regresar a casa, pero no sin antes visitar otro de los establecimientos gastronómicos populares de Alange. Antes de comenzar el camino, paramos en la Venta del Cuerno, un restaurantes recientemente restaurado y donde la cocina vuelve a sorprendernos por su cuidada elaboración y calidad de sus productos

Vental-del-Cuerno-Alange

Platos como las verduras en tempura, bacalao a la papillote o entrecot a la brasa, son solo algunos ejemplos para descubrir el buen trabajo que llevan a cabo en la cocina de la Venta del Cuerno. Terminamos con un cafe en su jardín, para contemplar por última vez las verdes colinas que dominan el paisaje de Alange. Nos damos cuenta de que este pequeño pueblo extremeño lo tiene todo para convertirse en referente del turismo rural en España, no solo porque cuenta con todo lo necesario (historia, cultura, relax, naturaleza, actividades...), también porque aún sigue guardando la esencia propia de un entorno rural. En Alange no hay aglomeraciones ni turismo desmedido. Por ello, os agradecemos vuestra ayuda para proponerlo como Capital del Turismo Rural en 2018. ¡Un saludo viajeros!

1 comentario :

  1. Traveling to such exotic countries can broad our mind and open our eyes for this wonderful world. In my rating of DoMyEssay Argentina is at the first pace and I hope to visit it very soon. I believe that every person have countries that can help us to moove on or to get vita inspiration.

    ResponderEliminar

Miguel En Ruta es un blog alojado en Blogger (servicios de Google). Por tanto, su apartado de comentarios de carácter nativo cumple con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos vigente en Europa desde el día 25 de mayo de 2018. Con tu cuenta de usuario de Google +, podrás comentar con total confianza y yo, (Miguel Angel Cartagena Salgado), como responsable de este blog tan solo responderé a tus consultas y dudas viajeras. No recibirás ningún correo de carácter promocional. Solo si tú nos lo solicitas expresamente, te aportaremos la información que nos solicites para aconsejarte y ayudarte con tus futuros viajes, siempre que esté en nuestras manos.

IMPORTANTE: No olvides consultar la política de privacidad, cookies y aviso legal, justo debajo de la casilla de comentarios.

Trabaja con nosotros