jueves, 21 de noviembre de 2013

En Ruta por Teruel

Fotos-Teruel


La última visita en nuestra ruta por Teruel estuvo destinada a conocer su capital. Desconocíamos por completo lo que nos íbamos a encontrar y es justo decir que salimos realmente sorprendidos. No esperábamos un conjunto histórico-monumental tan grande en una ciudad con tan desafortunado slogan publicitario como ha sido durante tanto tiempo el famoso "Teruel existe". Ahora menos que nunca entendemos porqué ha necesitado este tipo de publicidad una ciudad española grande entre las grandes en todos los sentidos. Iniciamos aquí una ruta para enseñaros, en un recorrido de unas 20 fotografías, todo aquello que nos fuimos encontrando en esta ciudad. ¿Me acompañáis?

Como suele ser habitual, antes de empezar a caminar, solemos hacer un recorrido en coche con el fin de tomar un primer contacto con la ciudad. No fue diferente esta vez y tras unos 20 minutos decidimos aparcar debajo de un puente llamado Viaducto de Fernando Hué.

También conocido como Viaducto Viejo se sitúa justo encima de la Rambla de San Julián comunicando el casco antiguo con el resto de la ciudad. La visión desde nuestra posición de este puente blanco de 5 arcos y unos 25 metros de altura resulta imponente. Además tan solo le quedan unos 15 años para cumplir el centenario ya que fue construido a finales de los años 20. Dentro de poco seguro que lo celebrarán por todo lo alto ya que el viaducto es seña de identidad de la ciudad.


Puente-Viejo-Teruel

Pasamos por debajo del puente y tras caminar unos 200 metros llegamos al Paseo del Óvalo. Desde este lugar concurrido tuvimos una buena visión de algunos monumentos de estilo mudéjar como la famosa escalinata con el Monumento a los Amantes de Teruel o la imagen que veis abajo con una torre y una farola adornada con el murciélago, símbolo heráldico de la ciudad y muy habitual en toda la Comunidad de Aragón.


Calle-del-Óvalo.Teruel


Seguimos avanzando hasta que nos encontramos en el principio de la Calle Nueva, lugar desde donde pudimos contemplar la primera de las imponentes torres de Teruel conocida como la Torre del Salvador. No llevábamos ni 30 minutos caminando y ya teníamos todos los sentidos despiertos gracias a estos tres escenarios dignos de cualquier ciudad monumental en nuestro país.

La Torre del Salvador es una torre mudéjar de planta cuadrada de principios del siglo XIV con un arco en su base que hay que atravesar para llegar al centro. Al pasar por debajo de ella tienes la sensación de que la ciudad te da la bienvenida y como si de antiguos mercaderes se tratase nos adentramos por esta puerta imaginando como en otros tiempos la gente llegaba hasta aquí para comerciar o buscaban posada para descansar de un largo camino aferrados a una jarra de vino.


Puente-del-Salvador-Teruel


Paralela a la Calle Nueva transcurre la Calle del Salvador y la Calle Ramón y Cajal. Las tres conducen hasta el mismo lugar que es la Plaza Carlos Castel o, como se la conoce más popularmente, la Plaza del Torico. Ya desde los fenicios se conoce a Teruel como una tierra de abundante ganado y fueron ellos los primeros pobladores que dieron nombre a la ciudad que proviene del Río Turia.


Plaza-del-Torico-Teruel


Toro, Turia, Teruel... nombre relacionados que nos dan una idea de lo que ha significado el ganado para los habitantes de la región durante todos estos siglos y por los que no es de extrañar que su plaza más popular esté adornada con la figura de este imponente animal. Esta fuente de 4 caños fue construida a mediados del siglo XIX colocando esta figura de 45 centímetros y 54 kilos de peso sobre una columna de piedra y mármol. 

La leyenda cuenta que su emplazamiento no fue por casualidad ya que en tiempos de Alfonso II un toro decidió pararse debajo de una estrella justo en este punto y por tanto fue el lugar donde decidieron crer un asentamiento. Por supuesto la leyenda es mucho más extensa y popular por lo que la encontraréis con facilidad si buscáis en internet.


Fuente-del-Torico-Teruel


Atravesamos la plaza y en lugar de seguir rectos decidimos desviarnos por una de sus estrechas calles llamada Calle Santa María. Con este nombre no nos podía llevar a otro sitio que no fuera hasta la Catedral de Santa María de Mediavilla. Esta iglesia de estilo mudéjar tiene sus orígenes en el románico (Principios del siglo XII). Como ya sabemos cada vez que llega un imperio a una ciudad los espacios se transforman y durante todos estos siglos se han ido sustituyendo y modificando numerosos detalles de la iglesia inicial por otros de estilo árabe combinados con diferentes estilos como el gótico, plateresco, etc.  


Catedral-Teruel


A los pies de este monumento se encuentra la Plaza de la Catedral, un amplio espacio de edificios coloridos que contrasta con las callejuelas que habíamos recorrido hasta el momento.


Plaza-Catedral-Teruel


Atravesamos la Torre de la Catedral construida en 1257 y de nuevo nos introdujimos en estrechas y antiguas callejuelas donde merece la pena mirar hacia arriba para contemplar la antigua arquitectura que aún se conserva intacta.


Calle-antigua-Teruel

Torre-Catedral-Teruel


Este pequeño paso de unos 20 metros nos lleva hasta la parte trasera de la catedral a una pequeña plaza llamada Plaza del Venerable Francés de Aranda donde se encuentran algunos lugares de interés como el Museo de Arte Sacro y otros edificios como la Residencia del Sagrado Corazón de Jesús.


Plaza-Venerable-Francés-de-Aranda


Seguimos avanzando, esta vez nos alejamos del centro y llegamos hasta la Iglesia de San Martín donde encontramos otra imponente torre del año 1315 llamada Torre de San Martín, otro punto de acceso a la ciudad y que nos llevará hasta un lugar donde se pueden apreciar unas buenas vistas junto a parte de las murallas que aún se conservan.


Torre-de-San-Martín-Teruel

Murallas-en-Teruel

Murallas-de-Teruel


Decidimos entrar de nuevo y dirigirnos por la Calle de San Martín hacia el Acueducto de los Arcos, por el camino observamos pequeños detalles como elementos decorativos de forja y madera o balcones floridos en las ventanas de las casas, son pequeños detalles que nos hablan de los habitantes que viven en las ciudades que visitamos.


Balcones-en-Teruel


Tras recorrer callejeando desde la última torre unos 400 metros llegamos hasta este antiguo acueducto conocido como "Los Arcos". Este sirvió para cumplir las necesidades de abastecimiento de agua de una creciente población que la fuente de la Plaza Carlos Castel ya no podía cubrir. Las aguas de este acueducto llegaron por primera vez a la ciudad en 1558, no sin antes haber tenido que hacer un complicado estudio de canalización. Sin duda es otro símbolo de la ciudad y una obra de ingeniería colosal para aquellos tiempos.


Acueducto-de-los-Arcos


Igual que nos gusta mirar hacia arriba para encontrar detalles en nuestras rutas a veces también encontramos algunos detalles curiosos bajo nuestros pies como esta antigua tapa de alcantarilla que está cercana a cumplir los 100 años de antigüedad.


Alcantarillas-de-Teruel


Rodeamos ahora la ciudad por la Ronda Dámaso Torán donde nos encontramos con otros elementos arquitectónicos antiguos como el Archivo Histórico o el Torreón de Ambeles que formaba parte de la antigua muralla medieval. Esta curiosa obra tiene forma de estrella de ocho puntas y fue construida entre 1475 y 1525, al menos tres siglos después de la construcción de una muralla elíptica de casi 3 kilómetros de recorrido.


Torreón-de-Ambeles-Teruel


Paseamos por esta concurrida ronda donde encontramos numerosos establecimientos comerciales hasta llegar de nuevo hasta el Puente Viejo, esta vez desde arriba con una visión diferente pero no menos espectacular.


Viaducto-Viejo-de-Teruel

Viaducto-Viejo-de-Teruel


A escasos metros encontramos un pequeño callejón que desciende con el curioso nombre de "Calle de la Cuesta de la Mona", decidimos bajar por ella para llegar hasta donde habíamos aparcado y por tanto concluimos aquí nuestra primera toma de contacto con la imponente ciudad de Teruel.


Cuesta-de-la-Mona-Teruel

Mapa-ruta-turismo-Teruel


Para terminar os dejo un pequeño plano con la ruta que hicimos para que os hagáis una idea de nuestra primera ruta por Teruel, calculamos que entre 3,5 y 4 kilómetros que se pueden hacer perfectamente en una mañana terminando antes de la hora de comer. Por supuesto sabemos que nos hemos dejado muchas cosas por ver y por ello no será la última vez que volvamos hasta aquí. De cualquier forma esta primera visita nos ha dado mucho más de lo que esperábamos y recomendamos su visita a todo aquel que no la conozca, no solo es una ciudad monumental sino que también es una ciudad llena de vida que seguro no os dejara indiferentes. Un saludo viajeros!!

Enlace Relacionado: Turismo en Teruel


1 comentario :

Trabaja con nosotros