jueves, 17 de julio de 2014

El Reloj Astronómico de Praga


Se dice que una profecía señaló hace ya mucho tiempo la ubicación de Praga, estaba así predestinada a ocupar un lugar privilegiado a orillas del Río Moldava. No son pocas las leyendas que encontramos sobre esta ciudad, algunas oscuras como en el caso de su famoso reloj astronómico, cuentan que si este se para por cualquier causa el desastre llegará a sus calles y sus habitantes vivirán malos tiempos. Hoy día el reloj es una de las atracciones más populares de la ciudad y por ello os vamos a contar las razones por las que cientos de personas lo visitan a diario. Damos un paseo por Praga en busca de esta magnífica obra de arte de la ingeniería europea.


No es que nosotros seamos supersticiosos pero cuando te cuentan ciertas historias uno no puede dejar de plantearse si realmente pueden ocurrir lo que se cuenta en ellas, sobre todo cuando te dicen por ejemplo que a finales del 2001 el reloj se paró por un mal funcionamiento y a mediados del 2012 Praga sufrió terribles inundaciones. Da que pensar ¿no creéis?. Dejando a un margen las leyendas tenemos que decir que estamos ante el reloj astronómico mejor conservado de estilo medieval y el más popular y visitado por turistas de todo el mundo. Su ingeniería es algo fuera de lo común para su época hasta el punto que se ordenó dejar ciego a su creador para que no pudiera realizar otra obra como la que había llevado a cabo. 

Si visitáis nuestra sección dedicada a la República Checa encontraréis un artículo con una ruta y un mapa de orientación para que podáis llegar hasta la Plaza Vieja de Praga, lugar donde se ubica el reloj, concrétamente en la torre situada en el ayuntamiento. El lugar es de los más visitados ya que en sus alrededores hay otros monumentos y lugares de interés como Ntra. Señora del Týn con sus majestuosas torres, el Monumento a Jan Hus o la Iglesia de San Nicolás. Además la plaza está repleta de terrazas donde descansar, tomar una cerveza checa o para probar alguna de las especialidades gastronómicas del país. 




Cuando llegamos por primera vez a la plaza vieja encontramos un enorme espacio abierto que llama la atención por sus coloridas construcciones pero también porque bajo la torre del reloj se concentraba una enorme masa de gente que dejaba el resto de la plaza vacía. Hay una razón para esto, cada hora el reloj muestra su fantástica ingeniería con un espectáculo visual incomparable que deja a todo el mundo con una sonrisa y la boca abierta. Quien podía imaginar que esta obra realizada por el maestro Hanus en el siglo XV iba a tener la repercusión que tiene en la actualidad. Por desgracia de poco le serviría levantarse de la tumba para comprobarlo porque, como comentábamos, fue cegado por las autoridades de la época que le encargaron la construcción del reloj.





Como observáis en la fotografía se ven dos imponentes esferas. El reloj astronómico se encuentra en la parte superior con un anillo de menor tamaño que muestra los signos del zodiaco. Es tan complejo que merecería un artículo a parte para explicar su funcionamiento, tan solo decir que este primer reloj es un astrolabio, un instrumento usado desde el siglo X aproximadamente para averiguar la posición de las estrellas en el cielo y fue una herramienta fundamental para astrónomos, científicos y marineros. 



Las figuras que aparecen al lado del reloj astronómico representan la vanidad, la lujuria, la muerte y la avaricia. Queda claro que la que más impone a la vez que la más observada es la figura de la muerte representada con un esqueleto y su guadaña.



La esfera de la parte inferior nos muestra el calendario con representaciones de la vida cotidiana y en la que nos encontramos con varias figuras a sus lados. Estas figuras son el ángel, el cronista, el filósofo y el astrónomo.


Pero esto no es todo, cada día a partir de las 9:00 a.m. hasta las 21:00 p.m. la gente se reúne en el lugar cada hora en punto para ver como el mecanismo se pone en funcionamiento. Al tocar las campanadas entran en acción las figuras del reloj, la figura del vanidoso se mira en su espejo, el avaro mueve su bolsa llena de dinero, el lujurioso toca su mandolina y la muerte agita su afilada guadaña. Todo esto es acompañado por los apóstoles y su desfile a través de dos pequeñas ventanas que se encuentran encima del reloj astronómico.




Por si todo esto fuera poco, cuando concluye la función de las figuras del reloj, en lo más alto de la torre hace acto de presencia el famoso trompetista que con su toque melodioso da por concluida la función hasta la siguiente hora. La historia de este magnífico reloj es fascinante al igual que el espectáculo que a diario se vive en la ciudad de Praga gracias a él.



Con la fascinación que nos produce Praga y su reloj astronómico dejamos la ciudad esperando que podamos seguir disfrutando de su espectáculo visual y de su sonido de trompeta durante muchas horas más. Por supuesto esperamos que no deje de funcionar su mecanismo, mejor no tentar a la suerte y no tener que comprobar si todas esas historias y leyendas se convierten en realidad. ¡Un saludo viajeros!


2 comentarios :

  1. Muchas gracias por publicarlo. ¡Me ha encantado! Y es que Praga es una ciudad fascinante, yo también me quedé hipnotizada por el mágico reloj astronómico. No conocía la leyenda de que su parada es un mal augurio... Muy interesante. Os dejo el post que escribí con mucho cariño y nostalgia sobre mi ciudad preferida de Europa donde incluyo otras leyendas, como la del Golem de Josefov. Un saludo y ¡os sigo! http://northernlightsdreams.wordpress.com/2014/03/27/praga-entre-la-niebla/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia,

      Me leeré esa leyenda que tiene buena pinta.

      Un saludo!!

      Eliminar

Trabaja con nosotros