jueves, 6 de noviembre de 2014

Phnom Kulen: "Las Montañas Sagradas de Camboya"

Phnom-Kulen-National-Park

Dejamos atrás la tierra roja de Camboya para adentrarnos en las verdes colinas de las tierras del norte. Emprendemos el camino hacia Phnom Kulen National Park, las montañas sagradas que vieron nacer al Imperio Khmer, el  más grande del Sudeste Asiático y el lugar desde donde se empezó a gestar la construcción de los impresionantes Templos de Angkor.


Phnom-Kulen-National-Park-MapPara llegar allí desde Siem Reap, la localidad que acoge a los turistas que visitan Angkor, recorreremos alrededor de 6 kilómetros hacia el este por la Nacional-6 hasta llegar al desvío de la carretera 67 que tomaremos hacia el norte durante unos 45 kilómetros aproximadamente. Las carreteras en Camboya no son buenas, muchos trayectos se hacer por pistas de tierra. Este trayecto en concreto, de unos 60 kilómetros aproximadamente os empleará alrededor de 1,5 - 2 horas en tuk tuk.


Por el camino nos encontramos con dos lugares interesantes, el Museo de las Minas Antipersona y el Banteay Srei conocido como el Templo Rosa de las Mujeres. Merece la pena si tenéis tiempo hacer el recorrido en tuk tuk para ir despacio y tener una visión más libre del paisaje.


map-Phnom-Kulen-National-Park


Phnom-Kulen-National-Park_2Visitar el Phnom Kulen National Park os puede emplear el día completo. La carretera 67 atraviesa este conjunto de montañas cuya longitud es de unos 45 kilómetros. Con dicha extensión tendremos que madrugar para aprovechar bien la visita, creedme si os digo que merece la pena. 

Dependiendo de vuestros contactos o del poder de negociación podéis conseguir que os lleven por unos 25-30 €. Esto debería incluir la entrada al parque nacional pero mejor que lo dejéis claro antes de poneros en camino. Justo en la entrada cambiamos el tuk tuk por la moto para ascender hasta las montañas y en seguida podemos disfrutar de espectaculares paisajes.


Phnom-Kulen-National-Park_3

La primera parada dentro del parque es el Phnom Kulen Temple. Una impresionante escalinata adornada con figuras de nagas, garudas y otras divinidades de la mitología hindú nos da la bienvenida antes de cruzar la impresionante puerta de entrada. La gran mayoría de las imágenes que veréis a continuación son nuestras pero esta en concreto no, pues tuvimos la mala suerte de perder parte del material a nuestro regreso. 


Phnom-Kulen-National-Park_4Foto: Dalbera

Hemos elegido esta foto porque refleja exactamente lo que nosotros vimos a nuestra llegada. Una imagen habitual en casi toda Camboya con lugares turísticos repletos de niños. Nos sorprendió que, a diferencia de otros lugares, ninguno se nos acercó para pedirnos pero si para saludarnos y jugar con nosotros. Esperemos que poco a poco Camboya pueda cambiar su situación política, económica y social para avanzar en pos de la educación de todos estos pequeños. 


Phnom-Kulen-National-Park_5Tras subir la enorme escalinata nos adentramos en el corazón de este complejo enclavado en un fantástico entorno natural. Muchos de los huecos de las enormes rocas que encontramos sirven de refugio para pequeños santuarios. Otras imágenes como la figura del Gran Indra recuerdan los tiempos en que Phnom Kulen fue una de las capitales reales de Camboya, alrededor del año 800, cuando se empezó la construcción de la imponente ciudad de Angkor. 

Phnom-Kulen-National-Park_6

Phnom-Kulen-National-Park_7Jayavarman II fue el artífice de lo que sería el mayor imperio que hubo en el Sudeste Asiático durante más de 600 años. Nos encontramos por tanto en un lugar repleto de historia y donde aún se realizan estudios y proyectos arqueológicos para seguir descubriendo todo lo que esconden estas montañas sagradas. 

Como ocurre en algunos países del Sudeste Asiático estos lugares sagrados son venerados tanto por hinduistas como por budistas. La prueba la tenemos en un pequeño templo construido encima de una enorme roca y que alberga la figura de un gran Buda Reclinado. La primera vez que lo vimos nos impresionó ya que la base del templo es mayor que la de la roca que lo mantiene y desde abajo todavía la imagen es más sorprendente. 


Phnom-Kulen-National-Park_8
Foto: Dalbera


Phnom-Kulen-National-Park_8Subimos la escalera que conduce al interior del templo, recomendamos esta subida no solo para contemplar el enorme buda sino también por las vistas que nos enseñan gran parte del paisaje. Una vez dentro descubrimos que el buda ocupa toda la longitud de la construcción, alrededor de 15 metros de largo. El ancho tan solo permite pasar de uno en uno pero no te preocupes porque no es muy turístico, solo se acercan devotos y algún viajero perdido como nosotros, algo ideal para disfrutar del momento y tomar algunas fotografías. 


Phnom-Kulen-National-Park_10


Phnom-Kulen-National-Park_11Es el turno de disfrutar de la naturaleza y para eso visitamos algunas de las cascadas que se encuentran dentro del parque. Descubrimos que hasta este lugar vienen familias a refrescarse para aliviar el intenso calor camboyano. Los niños se bañan en zonas tranquilas y próximas a preciosos saltos de agua. Lo primero que pensamos al ver este lugar es que podría ser un lugar perfecto para pasar un par de días disfrutando del entorno.  


Waterfalls-Phnom-Kulen-National-Park

Y como no quedaba más tiempo no pudimos recorrer cascadas aún más impresionantes que se encuentren en el margen izquierdo de la carretera 67. Por ello os mostramos esta imagen que algún día esperamos poder fotografiar nosotros mismos. 


Foto: Naritheole


De lo que si tuvimos tiempo es de acercarnos hasta la orilla del Kbal Spean River pues es conocido como el Río de los 1.000 Lingas, figuras sagradas relacionadas con Shiva representado con el órgano masculino y que están talladas a lo largo de kilómetros en el fondo del río. Nuestra visita fue en época de monzones por lo que la visión era muy deficiente como podéis ver en esta primera imagen. Por eso hemos rescatado una segunda fotografía que muestra con mayor claridad algunas figuras talladas en la piedra.


One-Thousand-Lingam-Phnom-Kulen-Cambodia


A día de hoy Phnom Kulen sigue siendo una gran desconocida para el turista occidental. En cierto modo toda Camboya lo es, por eso los pocos viajeros que se animan a llegar hasta aquí comienzan con los famosos Templos de Angkor y regresan pensando que el país no tiene nada más que mostrar. Nada más lejos de la realidad, se están llevando a cabo numerosos esfuerzos para limpiar todo el territorio de las detestables minas antipersona y cada vez son más los espacios que se pueden visitar con seguridad. Por suerte las Montañas Sagradas no entrañan ningún peligro siempre que no te desvíes de las rutas establecidas. ¿Te animas a descubrirlas? Si lo haces te sorprenderás. ¡Un saludo viajeros!


2 comentarios :

Trabaja con nosotros