lunes, 19 de enero de 2015

Angkor: Los Templos Gemelos y el Puente Olvidado


Cada rincón de Angkor nos cuenta alguna historia. Las piedras que durante siglos fueron invadidas por la selva poco a poco van tomando forma gracia a las labores de restauración  de países como Japón, EEUU, Francia o China. Aquí hasta el más mínimo detalle te puede sorprender y se demuestra con lugares que pasan desapercibidos para el turista como Thommanon y Chau Say Tavoda, los Templos Gemelos o Kbal Thma, el Puente Olvidado de Angkor. 

Salimos de Angkor Thom, la gran ciudad amurallada del Imperio Khmer y lo hacemos por la Victory Gate (Puerta de la Victoria) situada al este. Nos dirigimos hacia Ta Keo, un templo fuera de las muralla conocido como el templo inacabado. Se dice que las tropas del imperio, cuando regresaban después de una batalla entraban en la ciudad por la Puerta de la Victoria para ser recibidos por la población frente a la Terraza de los Elefantes. 


Desde la salida de la ciudad hasta Ta Keo hay poco más de 1 kilómetros pero llevábamos recorridos aproximadamente 500 metros cuando nos dimos cuenta de que la densa vegetación que se encuenta a los lados del camino dejaba ver dos caminos, uno a cada lado de la carretera. Es así como descubrimos lo que hasta la fecha se conoce como Los Templos Gemelos de Angkor. A la izquierda Thommanon (norte), a la derecha Chau Say Tavoda (sur). Decidimos visitar primero Thommanon. Bastaron 80 metros caminando para encontrarnos con el Gopura, la puerta de entrada a la mayoría de los templos de origen hindú. 

Nos sorprende el hecho de encontrarnos solos. Casi nadie para en este lugar y lo cierto es que vamos a descubrir unos maravillosos templos a medio restaurar con figuras talladas realmente sorprendentes. Se sabe que estos templos gemelos se empezaron a construir en la época de Suryavarman II. Thommanon empezó a construirse a finales del siglo XI dC. Chau Say Tavoda fue algo más tardío, alrededor de 1160 dC. La finalización de este último se produjo bajo el reinado de Jayavarman VII. 



Sorprendentemente Thommanon se encontraba mejor conservado, a pesar de ser más antiguo que su gemelo. Esto se descubrió a mediados del siglo XX cuando se empezaron las labores de restauración en Angkor. ¿Puede que tenga que ver la intervención de un segundo rey en Chau Say Tavoda que utilizó materiales de peor calidad? No lo sabemos pero si se observan diferentes estilos en algunas de los grabados de sus paredes que pueden responder a ese cambio de poder. En cualquier caso se les conoce como gemelos porque presentan muchas similitudes en la arquitectura de ambos templos y de diferentes elementos que se distribuyen por los recintos que los albergan. 

La diferencia más apreciable entre ambos templos es que en Chau Say Tavoda encontramos dos estructuras conocidas como las bibliotecas, a diferencia de Thommanon que solo tiene una. Por lo demás ambos disponen de un santuario central y 4 Gopuras (puertas de entrada), cada una dispuesta en los 4 puntos cardinales. 



Nos acercamos a estas imponentes construcciones y encontramos enormes bloques de piedra tallada que bloquean algunas de las entradas. ¿Qué secretos guardan? ¿Porqué el resto están abiertas y estas cerradas? Son tantas las preguntas que uno puede hacerse visitando los Templos de Angkor que es inevitable investigar para adentrarse en la historia de esta fascinante civilización. Pero llega el momento de encontrarnos con esas imponentes figuras talladas en piedra. Algunas de ellas ya estaban restauradas y reconocemos que el trabajo es excelente ya que hemos podido ver algunas originales prácticamente idénticas salvo por el color más claro de la piedra nueva. En este caso se tratan de representaciones de Devatas, dioses hindús al que pertenecen las Apsaras (danzarinas) y otros espíritus relacionados con la naturaleza. Su misión en algunos casos era la protección de las aldeas o difundir conocimiento. El Dios Indra era el rey de los devatas en la religión védica, anterior al hinduismo. 





Como decíamos ya habíamos explorado otros lugares como el Bayon, Preah Khan o Angkor Wat entre otros y hemos encontrado bajorrelieves con tallados originales que hemos comparado con estas fotografías y podemos afirmar que se han reconstruido a la perfección. En el caso de esta fotografía vemos como el devata de la izquierda es mucho más claro aunque no la ornamentación que lo rodea que si es original. El tiempo irá envejeciendo la roca nueva y pronto tendrán un aspecto casi original. Muy pronto costará distinguir entre las nuevas figuras y las originales. Por nuestra parte creemos que estas restauraciones son importantes, tenemos que tener en cuenta que estos templos han estado abandonados a su suerte durante siglos. La selva los ha invadido y las inclemencias del tiempo han dejado su huella siendo en algunos casos irreversible. 


Dejamos atrás los Templos Gemelos pero no lo hacemos por la carretera principal que conduce a Ta Keo. Encontramos una senda de tierra y decidimos seguirla pensando que nos podría conducir a algún lugar interesante. Mientras caminamos miramos a los lados encontrándonos con una densa jungla y no cuesta imaginarnos como era Angkor hace algunos siglos, antes de que toda el área fuera limpiada para que todo el mundo pudiera admirar los restos del mayor imperio que ha habido en el Sudeste Asiático.


Hemos recorrido unos 150 metros desde los Templos Gemelos y no podemos continuar al llegar al cauce del Río Siem Reap. Este río nace al noroeste y pasa por  la localidad del mismo nombre situada 4 o 5 kilómetros al sur de Angkor. Finalmente desemboca 12 kilómetros más abajo, en el gran lago conocido como Tonle Sap. Si seguimos el curso del río hacia el sur nos encontraremos de nuevo con la carretera de la Puerta de la Victoria. Decidimos continuar bordeando el río ya que no habíamos andado demasiado y no había mucho riesgo de perderse. Fue en ese momento cuando descubrimos otro de esos lugares desconocidos para la mayoría. Seguimos una pequeña senda repleta de árboles y vegetación y de repente observamos una construcción de piedra que en principio no supimos valorar. 

Las aperturas de su parte inferior nos dan algunas pistas pero no fue hasta llegar al otro lado que nos dimos cuenta de que era una especie de acueducto. No pasaba agua por debajo de sus conductos. Mas tarde descubrimos que se trata de un antiguo puente olvidado en Angkor. En otros tiempos el agua del Río Siem Reap transcurría por debajo de este puente. Su nombre es Kbal Thma y su traducción es el "puente de piedra". 


Se sabe que lo que hoy se ve no es el puente original ya que hay muchos bloques de areniscas pertenecientes a templos cercanos. Se dice que se construyó entre el siglo XV y XVI, 3 o 4 siglos después del reinado de Indravarman II, el rey con el que finalizaron las construcciones en Angkor. Esta circunstancia no lo hace menos interesante. Como siempre nos sorprende como las raíces de los árboles son capaces de penetrar en la piedra para darle a estas construcciones un aspecto enigmático.


Esperamos que en vuestra ruta por Angkor no olvidéis hacer una parada en estos dos lugares. Thommanon y Chau Say Tavoda son una buena muestra para descubrir bajo relieves realmente sorprendentes, con la peculiaridad de haber sido nombrados como los únicos templos gemelos. Kbal Thma puede parecer menos relevante pero el entorno en el que se encuentra es mágico y bien merece una visita. Estamos seguros de que ambos os sorprenderán. En el enlace que os dejamos a continuación encontraréis un mapa que os servirá para localizarlos junto a otros lugares interesantes que no os debéis perder en Angkor. ¡Un saludo viajeros!



2 comentarios :

  1. Excelente! Gracias por los datos, los tomaré muy en cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nemo,

      Me alegro que te haya servido de ayuda.

      Un saludo.

      Eliminar

Trabaja con nosotros